La gran familia oriental

Japón en los años treinta se enfrentaba a graves problemas demográficos, de necesidad de materias primas y de nuevos mercados.  Estaba en crisis, al igual que lo estaban Estados Unidos, Alemania, Italia, España. La justificación de la violencia era constante por aquellos años. Aunque hubo voces disonantes como la de Saoji, que hasta su muerte siempre aconsejó la democracia liberal

Con todo, la sociedad estaba corrompida, quería solucionar el paro, la crisis y el hambre. Basta leer el poema recogido en el periódico Yomimuri para  comprobar el clima de locura colectiva.

We are standing for justice and life

While they are standing for profits

We are defending justice

While they are attacking for profits

They raise their heads in arrogance,

while we are constructing the great East Asia Family

Poema que recuerda al escalofriante Canto del odio (Hassgesang) de Ernst Lissauer, que mostraba una repulsa semejante hacia Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial:

No tenemos todos más que un odio

No tenemos todos más que un enemigo: Inglaterra.

Toma a sueldo a todos los pueblos de la tierra.

Construye fortificaciones con lingotes de oro

Cubre con naves y naves la superficie de los mares (…)

Golpe por golpe y bota por bota (…)

A ti te odiaremos con un odio largo y profundo (…)

Odio asesino de setenta millones de hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: